Futbol Inc.
ILUSTRACIONES: ÁLVARO CHAN, FOTOS: f anylú hinojosa-peña, Mariloly Ferrer Figueroa, POSPRODUCCIÓN: EDGAR COVARRUBIAS

Este deporte es una industria global con jugosas ganancias, grandes empresas, marcas poderosas, jugadores estrella y fuerte control político. Tiene un protagonista: la FIFA

Por Mónica Redondo

Una manta blanca extendida al costado de un automóvil gris trataba de ocultar al mundo lo que se convertiría en el mayor escándalo de la historia del futbol. Eso fue en mayo de 2015. La policía suiza había entrado sorpresivamente al hotel Baur au Lac, en Zurich, para arrestar a siete importantes dirigentes de futbol. A ellos se les vinculaba con una supuesta red de corrupción que, según la BBC, involucró sobornos millonarios durante 20 años.

Las identidades de esos grandes de la industria futbolística trataron de ser, inevitablemente, protegidas ante los lentes de los reporteros que acudieron, esa mañana, tan pronto se enteraron de lo que pasaba en el corazón de esa ciudad de la Confederación Suiza. Así comenzó el llamado “FIFA Gate”.

Desde ese momento, personalidades de la cúpula de la Fédération Internationale de Football Association (FIFA) están en el punto de mira de la justicia estadounidense por sobornos a cambio de derechos televisivos y marketing. Se calcula que el monto de estas prácticas ilícitas podría alcanzar los 150 millones de dólares.

Sobre todo, el “FIFA Gate” reveló los ejes en que se mueve la industria del balompié mundial y lo lejos que ha quedado el tiempo en que los clubes se financiaban con las entradas al campo y las camisetas. Hoy, los derechos de transmisión, contratos con patrocinadores y un mercado de jugadores millonario marcan la vía de ingresos de firmas que también se han visto influenciadas por la irrupción de las nuevas tecnologías.

las selecciones más valiosas, mundial 2018

220.3
Polonia
7.9*
279.1
Portugal
11.6*
294.8
Croacia
12.8*
339
Inglaterra
14.7*
503.8
Bélgica
19.4*
528.5
Argentina
20.3*
603.5
España
25.2*
636.5
Francia
26.5*
636.5
Alemania
26.5*
673
Brasil
26.9*

Valor de mercado en millones de euros

*Valor de mercado medio por jugador

Dinero sin fronteras

El futbol es un negocio internacional. Logró, tan sólo en Europa, ingresos por un valor de 27 mil millones de euros en la temporada 2015-2016, según The Tactical Room. Hoy, la competencia deportiva es mercantil y está organizada por la “mano invisible” de la FIFA, bajo un sistema centralizado, critica Fernando Carrión en el libro Mete gol... gana. Futbol y economía. Se trata de una especie de empresa multinacional con una lógica de franquicia que opera a partir de seis confederaciones, con las que regula el mercado nacional e internacional de competencia. También usa un “modelo de marca” basado en el monopolio, así como en alianzas comerciales con medios de comunicación y patrocinadores.

Pero no siempre fue así. El futbol surgió como deporte en Inglaterra en el siglo XIX. Debido al empuje comercial e industrial del imperio inglés, se empezó a difundir por el mundo, lo que se consolidó en la década de 1930, cuando se realizó el primer campeonato internacional. En una investigación del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), Sergio Villena cuenta que en muchos países adquirió un carácter de tradición y pasión nacional. Incluso, llegó “a ser considerado como una forma de guerra ritual entre naciones”.

Sin embargo, analiza Villena, hoy estamos presenciando un debilitamiento de ese nacionalismo, debido a procesos de globalización que “favorecen una configuración del campo social del futbol, que se desplaza entre los patrones internacionales, dominantes hasta ahora, hacia formas que tienen un carácter más bien trasnacional”. Así, la contienda deportiva que implica un mundial se convierte en ficción cuando de números económicos se trata. De acuerdo con versiones periodísticas, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, propone un mundial de 48 equipos, en vez de 32, para 2026, con lo que aumentarían los ingresos netos de la FIFA hasta los 4,180 millones de dólares, en lugar de los 3,540 millones que se estiman para Rusia 2018.

Fuente: TRANSFERMARK
Fuente: Deloitte Football Money League 2018, Ingresos totales, ocho meses después del final de la temporada 2016/17, Este análisis cuantifica los ingresos de taquillas, marketing y derechos de televisión de cada club.

los 10 equipos con las mayores ganancias

405.7
Juventus
italia
424.2
Liverpool
Inglaterra
428
Chelsea
Inglaterra
486.2
Paris Saint-Germain
Francia
487.6
Arsenal
Inglaterra
527.7
Manchester City
Inglaterra
587.8
Bayer munich
Alemania
648.3
FC Barcelona
España
674.6
Real Madrid
españa
676.3
Manchester United
inglaterra

Cifras en millones de euros

240

millones de jugadores de futbol hay en el planeta, según datos de la fifa.

¿Quién manda realmente?

La FIFA controla el futbol. Y decide las reglas del juego económico. “No hace falta hacer licitación para un contrato, todo es mediante votos, ya sea en los congresos o dentro de la propia directiva. Eso le da un poder muy grande que hace que haya una especie de geopolítica del futbol”, describe Fernando Carrión, del Departamento de Estudios Políticos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Ecuador, en entrevista con Tec Review.

La geopolítica que menciona Carrión puede estar marcada por relaciones gubernamentales que siguen la pauta de acción para los contratos empresariales o las estrategias dentro de la FIFA. Este fenómeno supone la puerta de entrada del futbol en la política internacional y, también, un posible cambio en el ecosistema actual.

La globalización y la penetración de las tecnologías de la comunicación son aspectos que toma en cuenta Fernando Carrión para explicar el inicio de esta geopolítica que pone a China y Estados Unidos en el punto de mira del futuro del deporte. Además, los países petroleros de África del Norte y los árabes están cambiando la hegemonía con la que aún cuenta el mercado del futbol europeo.

Un caso llamativo es el del FC Barcelona, o Barça, club que ampliará su plan de negocio en la industria del entretenimiento con la apertura de cinco parques de ocio en Estados Unidos y China. El mercado de estos países se ha posicionado como el futuro del futbol a nivel económico. “En ambos mercados están centrando sus esfuerzos de expansión, ya sean los clubes con apertura de academias y otros negocios; las ligas con acuerdos comerciales para retransmitir sus partidos en estos mercados, o las marcas comercializando sus productos”, dice Ripollés.

Joseph Blatter, ex presidente de la FIFA, fue suspendido ocho años por varios casos de corrupción en 2015.

Además, unas cuantas marcas controlan la mayor parte del merchandising oficial de los equipos. Nike y Adidas cuentan con prácticamente el monopolio. De los 32 equipos clasificados para el Mundial de 2018, 11 de ellos utilizarán camisetas Adidas frente a 10 que usarán Nike. Su papel es clave: “son las primeras interesadas en ampliar la base del mercado futbolístico, tanto en aficionados como en practicantes. En 2017, las ganancias de Adidas llegaron a los 795 millones de euros, gracias al mercado chino (+ 28 %) y norteamericano (+ 23 %). Los dos son, junto al e-commerce, las áreas estratégicas de crecimiento de ambas compañías”, detalla Ripollés.

Dichas marcas desean continuar con este modelo de negocio porque, al depender de compañías globales, el futbol es su estrategia y red de distribución para llegar a diferentes partes del mundo. Por otro lado, el mercado futbolístico mundial prácticamente se ha reducido al Real Madrid, Barcelona, París y los dos equipos de Manchester, según el ex director del Valencia Club de Futbol, Damià Vidagany. La consultora Brand Finance afirma, en un reciente informe, que sólo el Barça y el Madrid representan un valor de 2,900 millones de dólares.

Los investigadores españoles Pedro García-del-Barrio y Francesc Pujol dicen, en la Revista Empresa y Humanismo, que la dimensión económica de la industria futbolística tiene un lugar preponderante que contraviene la declaración de Niza, firmada en la Unión Europea. Ésta señala que el deporte debe ser “un factor de inserción, de participación en la vida social, de tolerancia, de aceptación de las diferencias y de respeto a las normas”. Y es que, analizan, ahora “los ingresos del deporte profesional han pasado a depender en mayor medida de su potencial valor mediático”.

La globalización de este deporte no sólo llega por una afición que traspasa fronteras, sino también por los acuerdos económicos que firman los equipos de futbol de primer nivel con empresas internacionales. Entre los patrocinadores hay varias compañías de Oriente Medio, como Etisalat y Turkish Airlines, además de otras firmas del ámbito de la Tecnología de la Información, como Bwin, Betfair y Movistar.

Por su parte, “China o Qatar han convertido al futbol en una cuestión de Estado e invierten en su desarrollo”, destaca Sergio Ripollés, periodista de la revista CMD Sport y experto en futbol. En China, el presidente Xi Jinping convirtió su pasión por el futbol en tema político con su plan “El sueño del futbol”. Este programa pretende un aumento de la inversión pública y la promoción de la privada para conseguir que el futbol sea el deporte principal de 50 millones de chinos en 2025.

1.4

millones de equipos a nivel global registra un estudio de la fifa.

Fotos: especial, agencia afp
FUENTE: FRANCE FOOTBALL

9,500

pesos (aprox.) cuestan las botas que calzará messi en este mundial.

6,200

pesos (aprox.) es el precio de las botas que ronaldo usará en rusia 2018.

Deportistas marca

Los jugadores son las joyas de la corona en este modelo económico. Su contratación y retribución no sólo dependen del rendimiento deportivo, también del impacto masivo de cada uno. Existe “una elevada relación entre el valor mediático del jugador y los ingresos publicitarios que genera, así como entre el valor mediático de los clubes y los ingresos totales que éstos obtienen, sea por taquillas, a través de contratos de televisión, comercialización, etcétera”, señalan García-­del-Barrio y Francesc Pujol.

Aquellos que son fichados por estas entidades se convierten, no obstante, en algo más que en deportistas para hacer frente a los altos gastos de sus contratos. “Estos clubes –explica el ex director de marketing Damià Vidagany– buscan en los futbolistas productos de marketing a nivel mundial que, aparte de tener un alto nivel futbolístico, diferencien sus marcas. Pero no hay tantos jugadores con esa característica. Se está sobrepagando un gran precio en este mercado que inflaciona absolutamente el resto del mercado de futbol”.

Así, el Observatorio Futbolístico del Centro Internacional para el Estudio del Deporte (CIES Football Observatory), un grupo de investigación con sede en Suiza, anunció a los cien jugadores mejor pagados de 2018 en una lista encabezada por Neymar y su adquisición de 254.26 millones de dólares por el Paris Saint Germain (PSG). Lionel Messi en el segundo del raking por su contrato de 241.36 millones con el FC Barcelona, seguido por Harry Kane, del Tottenham (232.43 millones de dólares).

Para el investigador Fernando Carrión, el costo de la adquisición del futbolista brasileño Neymar por parte del PSG, tras su éxito en el Barça, equivale a toda una liga en un país como Ecuador. La distancia entre los clubes de Europa y América Latina es cada vez mayor a causa de la gestión y disposición de los recursos, lo que provoca que, cada vez más, futbolistas y entrenadores latinoamericanos de primer nivel prefieran jugar en clubes europeos.

China también busca atraer jugadores de primer nivel. ¿Cómo lo consigue? Ofrece contratos multimillonarios y sueldos que dejan en pañales a los de las ligas europeas. Y es que el gigante asiático ha tenido que incrementar los gastos en fichajes desde 2010 en un 1,000 %, respecto a la década anterior, pero, a cambio, ha conseguido a personalidades en las filas de la Superliga China como Carlos Tévez, Ezequiel Lavezzi, Manuel Pellegrini o Gustavo Poyet.

Este modelo económico futbolístico también ha llegado a México, donde se cotizó un promedio de 144 millones de dólares en 2013 y, en 2015, esta cifra ascendió a los 398 millones de dólares. Estos ingresos permitieron que, por ejemplo, el futbolista Oribe Peralta obtuviera en 2015 un salario en el América de 2.5 millones de dólares anuales.

5,656

millones de dólares, ingresos totales del ciclo 2015-2018: FIFA.

Con el apoyo del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera y la Escuela Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades del Tecnológico de Monterrey, de los campus de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, nació, en 2012, el Centro de Formación París-México, AC, escuela de futbol para niños y jóvenes de bajos recursos que tiene el objetivo de “formar mejores personas para el futuro”. Este centro, con trabajos previos desde 2008, busca cumplir los sueños de los niños a los que apoya: para jugar, para que continúen con sus estudios, pero, sobre todo, para alejarlos de las drogas y del alcoholismo, expone su fundador, Jesús García, a Tec Review. El primer París-México que se armó fue un equipo de 13 niños y una niña; hoy son más de 230 niños los que participan en 17 equipos de futbol en diferentes categorías, y algunos de ellos han ganado campeonatos nacionales y han tenido la oportunidad de visitar otros países. Entre los objetivos de esta asociación está inculcar entre los pequeños futbolistas valores fundamentales como responsabilidad, trabajo en equipo, compromiso, honestidad, etcétera. Cada semestre, y como parte de su servicio social, 150 alumnos del Tecnológico de Monterrey contribuyen a enriquecer los trabajos del Centro de Formación París-México, con clases de ajedrez, música, pintura y visita a museos, entre otras actividades.

José Manuel Linares
Cristiano Ronaldo, del Real Madrid, es el segundo mejor pagado del orbe después de Lionel Messi.

Negocio con riesgos

El futbol no tiene fronteras. Como dice Juan Villoro: “Los estadios existen para jugar a la magia. El mundo, para vivirla”. Así, a los fichajes de futbolistas de renombre, su valor en el mercado global y la publicidad, se suman los derechos televisivos, que marcan la macroeconomía de la industria futbolística.

En 2014, más de 1,000 millones de personas vieron por televisión la final del Mundial de Brasil entre Alemania y Argentina. Una vez más, la pasión futbolera fue confirmada a través de millones de seguidores en diferentes países del orbe que permite generar millones de dólares a la industria.

En el caso de España, por ejemplo, la retribución por los derechos televisivos ha permitido que muchos clubes hayan salido a flote ante sus elevadas deudas. Un caso que ha llamado la atención es el de Joan Laporta. Cuando llegó al Futbol Club Barcelona en 2003, para tomar las riendas de la presidencia, este club afrontaba una deuda de hasta 135 millones de dólares en créditos a corto plazo. En su mayoría provenían de contratos con otras entidades por el fichaje o el traspase de los jugadores. Damià Vidagany alerta que el reto de este modelo español es conseguir un reparto equilibrado de los derechos televisivos, siguiendo el ejemplo del futbol inglés. Hasta el momento, esta medida no ha podido ser tomada porque clubes como el Real Madrid y el Barça han centrado sus esfuerzos en mantener a los mejores futbolistas del mundo.

Para el cálculo de este ranking se toman en cuenta tres tipos de indicadores.

1. Características de los jugadores

Es fundamental la edad, posición, duración del contrato y valor residual del libro de pases (calculado a partir del monto de la tarifa de transferencia pagada por el club empleador, dividida entre el porcentaje de años de contrato).

2. Actuaciones de los jugadores

Aquí es muy importante el tiempo que cada uno ha jugado en ligas domésticas, copas y en equipos nacionales. Además, sus rendimientos más recientes tienen mayor peso que los anteriores.

3. Nivel de las ligas donde los futbolistas han jugado sus partidos

Para poder definir el valor de mercado de cada jugador, se toman en cuenta los resultados que han obtenido por los clubes, y nivel del equipo nacional representado por cada deportista.

“Perseguir las sale maximization implica seguir una política de grandes inversiones, con consecuentes recaídas en los resultados económicos, pero que no siempre garantiza el éxito en el campo de juego: cada equipo es una combinación de talentos distintos, y el resultado es siempre incierto”, señala el investigador de la Università di Firenze, Massimo Mazzoni, en el artículo “Empresarios Futbol Club. El futbol como instrumento de afirmación empresarial”.

Mazzoni no habla de empresarios, sino de “amos del futbol”, porque las relaciones entre equipos y poder político son estrechas. “La adquisición del club local maximiza los beneficios de posición y mejora la imagen del empresario en la zona de interés”, señala. También resalta la figura de los empresarios que, además de tener un equipo, son propietarios de televisiones, canales de radio o “concesiones de todo tipo”. Ellos “invierten en el deporte porque es un bien de consumo especial, que les brinda prestigio y benevolencia de forma directa e indirecta”. Esto ocurre en todos los niveles: local, nacional o global. Por ello, advierte, es necesaria una “reforma de la governance de las sociedades futbolísticas”.

La industria debe vigilar la sobreexplotación del negocio. “La oferta masiva de contenidos puede desincentivar el consumo, lo que a largo plazo puede tener una incidencia negativa en la viabilidad de determinadas competencias e incluso modelos de negocio”, dice Félix Plaza, socio responsable del departamento de Derecho Deportivo y del Entretenimiento del despacho de abogados Garrigues, en España.

El futbol es el deporte rey en España. Un 68 % de la población es aficionada a algún equipo, según la AIMC.
fotos: especial, agencia afp

La hegemonía de unos pocos clubes podría empezar a llegar a su fin por la irrupción de nuevos mercados internacionales, previene Plaza. Y es que la era digital y, con ella, la implantación de nuevas tecnologías, combinada con la capacidad de comunicación inmediata global que aporta internet, está suponiendo una transformación radical de los hábitos de consumo de información de la población mundial, “lo cual en sí mismo supone un hito de la máxima relevancia”, explica.

Plaza cree que herramientas como el big data pueden convertir los datos en información relevante, como el perfil de los aficionados para ayudar a identificar necesidades claves en el desarrollo del negocio. “La digitalización de la televisión, junto con la aparición de nuevos medios digitales (como las tablets, smartphones, plataformas de contenidos, etcétera) y con la globalización de las comunicaciones, han tenido un incidencia trascendental en el modo en el que se consume la televisión y obviamente en el modo en el que se consumen los partidos de futbol”, detalla.

Damià Vidagany cree que tecnologías como las tablets, los smartphones y otros dispositivos podrían volverse un problema para la captación de talentos, ya que están empezando a ocupar la posición principal en el consumo de partidos de futbol; más, incluso, que los improvisados partidos amateurs. Los niños y jóvenes son cada vez más pasivos y eso puede ser negativo. “Al final el futbol es un éxito porque millones de followers y fans adultos fueron niños antes y soñaron con ser estrellas. Si los niños crecen sólo con la tablet y Youtube, mal presagio para el futbol”. ¿Qué pasará, entonces, con la FIFA, Inc.?

FUENTE: CENTRO INTERNACIONAL DE ESTUDIOS DEL DEPORTE

Según el índice de poder exclusivo del Observatorio Semanal de Futbol CIES, España y Brasil encabezan la lista de los más probables ganadores. El índice combina el porcentaje de partidos jugados a nivel local y el nivel deportivo de los clubes de los empleadores de jugadores.