lOcurrió en la nebulosa planetaria NGC 7027. Y como si fuera una película de ciencia ficción, después de varias décadas de búsqueda, los científicos encontraron la que consideran la madre de todas las moléculas: la de hidruro de helio, que es responsable de la formación de las primeras estrellas. La hallaron en un lugar muy remoto: a 3,000 años luz de distancia de la Tierra, cerca de la constelación Cygnus. Para poderla ver, utilizaron el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja de la NASA, también conocido como SOFIA, “el observatorio aéreo más grande del mundo”, según la agencia noticiosa Europa Press, que también describe el hallazgo: “Los cientí cos creen que alrededor de 100,000 años después del Big Bang, el helio y el hidrógeno se combinaron para crear una molécula llamada hidruro de helio, por primera vez”, la cual nunca antes se había detectado en el espacio.







La luz tiene una nueva propiedad, además de las conocidas longitud, refracción y re exión. Investigadores de la Universidad de Salamanca han demostrado que la luz puede forzar una torsión sobre sí misma en ausencia de fuerzas externas, a la que bautizaron como autotorque o autotorsión. El hallazgo permitirá estudiar elementos pequeños, como virus, células y átomos. La investigación se publicó en la revista Science.

Gracias a observaciones realizadas con la cámara Hyper Suprime-Camdel Telescopio Subaru, cientí cos de la Universidad de Tohoku, en Japón, identi caron el borde exterior de la Vía Láctea, según la investigación publicada en arXiv, sitio de prepublicaciones de artículos cientí cos de diversos campos. Nuestra galaxia tiene un radio de 520,00 años luz, a rman.

Gráfico:
Andrea López

Diseño Web:
Enrique Pérez Piña