El sucesor del telescopio Hubble llegará más lejos que ningún otro

POR: Jansel Jiménez Bulle

El Telescopio Espacial James Webb hará un viaje al pasado y le mostrará a los astrónomos la formación de las galaxias.

U

Una espectacular tormenta de fuego, el nacimiento de las estrellas que iluminó los cielos y pobló las primeras galaxias, cuando el universo aún era joven, unos cientos de millones de años después del Big Bang. Los astrónomos se preparan para hacer un viaje a través del tiempo y ver fenómenos como estos, del pasado.

¿Cómo? Gracias al lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb (JWST, por sus siglas en inglés), aquel que la NASA ha denominado el sucesor del Hubble, el gran observatorio espacial, en funcionamiento desde 1990, que revolucionó a la astronomía.



Un ojo que todo lo ve, solo en el espacio

El JWST comenzará a funcionar a finales de 2021, cuando la Agencia Espacial de Estados Unidos lo envíe en el cohete Ariane 5, a más de un millón de kilómetros de la Tierra, desde la Guayana Francesa. Será como un ojo que todo lo ve.

El telescopio estará a una distancia aproximadamente tres veces mayor a la que hay entre la Tierra y la Luna, de modo que, si algo no funcionara bien, no sería posible mandar a astronautas a arreglarlo como sí se ha hecho con el Hubble, situado solo a unos 593 kilómetros del planeta.

“JWST será el telescopio espacial más grande, poderoso y complejo jamás construido y lanzado al espacio. Alterará fundamentalmente nuestra comprensión del universo”, informó la NASA en un comunicado oficial.

A través del poder del Webb, los astrónomos mirarán hacia atrás, a un periodo temprano del universo, para rastrear la formación y evolución de las primeras galaxias.


Una diferencia respecto al Hubble es que el JWST tiene un espejo plegable de 6.5 metros, 4.1 metros más grande. Esto significa que el nuevo telescopio cuenta con una superficie para juntar luz siete veces mayor que la de su predecesor.

Otra distinción es que mientras el Hubble observa a partir del ultravioleta (radiación no percibida por la vista), el JWST lo hace desde el color rojo (luz con las longitudes de onda más grandes visibles para el ojo humano).

El proyecto originalmente llamado New Generation Space Telescope (NGST), y luego renombrado James Webb Space Telescope, en honor al segundo administrador de la NASA, comenzó en 1996 y su construcción, siete años más tarde.

« Desliza para ver más »

La ventana al pasado

A través del poder del Webb, los astrónomos mirarán hacia atrás, a un periodo temprano del universo, para rastrear la formación y evolución de las primeras galaxias.

“Creemos que las galaxias comienzan a acumularse en los primeros mil millones de años después del Big Bang, y de alguna manera alcanzan la adolescencia entre los 1,000 y 2,000 millones de años. Estamos tratando de investigar esos periodos tempranos”, explicó Daniel Eisenstein, miembro equipo de JADES y profesor de astronomía en la Universidad de Harvard.

JADES fue el nombre que se le dio al estudio extragaláctico profundo avanzado de JWST, que contempla 800 horas de tiempo de observación y aprovecha la sensibilidad de Webb a la luz infrarroja.

“Debemos hacer esto con un telescopio optimizado para infrarrojos porque la expansión del universo hace que la luz aumente en longitud de onda a medida que atraviesa la gran distancia para alcanzarnos. Así que, aunque las estrellas emiten luz principalmente en longitudes de onda ópticas y ultravioleta, esa luz se desplaza implacablemente hacia el infrarrojo. Solo Webb puede llegar a la profundidad y sensibilidad necesarias para estudiar estas primeras galaxias”, afirmó.

Telescopio James Webb Space

El mexicano involucrado en el proyecto

Entre los participantes de este proyecto está Alberto Noriega Crespo, exalumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y colaborador de Alejandro Cristian Raga Rasmussen, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares, quien en entrevista para Tec Review cuenta la relevancia que el JWST tendrá para la humanidad.

“El atractivo del JWST es satisfacer la curiosidad por entender el universo y sus componentes. También, este tipo de proyectos, crea entusiasmo en la juventud, que después pudiera dedicar su vida a la astronomía o a la ciencia en general”, comenta.

Gracias a su alta resolución, típica de los telescopios espaciales, este instrumento contribuirá en forma importante a mejorar la comprensión de uno de los campos de estudio favoritos de Raga Rasmussen: los exoplanetas.

Este telescopio, de 6 mil 200 kilogramos de peso, no girará alrededor de la Tierra, sino en torno al Sol


“Hace unos 30 años se descubrió el primer exoplaneta (o sea, un planeta que da vueltas alrededor de una estrella diferente del Sol). Ahora estamos empezando a evaluar si vemos evidencia de vida en algunos de los muchos exoplanetas ya detectados o por detectar. Si se pudiera comprobar que sí existe vida en uno de estos cuerpos celestes,esto tendría un muy fuerte efecto sobre la vida intelectual de la humanidad”, platica.

Este telescopio, de 6 mil 200 kilogramos de peso, no girará alrededor de la Tierra, sino en torno al Sol, siguiendo la órbita del planeta azul. Esto se podrá constatar a simple vista como Raga lo explica con una anécdota familiar.

“Cuando mi hija tenía tres o cuatro años, siempre que íbamos de paseo a la sierra o a la playa pasábamos un largo rato mirando estrellas fugaces y los reflejos del Sol sobre satélites artificiales. Poco después de que se hiciera de noche, se veían puntos brillantes que parecen estrellas moviéndose en el cielo. Uno de los más brillantes es el Hubble”, recuerda Rasmussen.

Pronto el JWST podrá ser observado de igual manera.

Lo veremos y esta joya de berilio cubierta de oro, como la más potente extensión del ojo humano construida hasta la fecha, verá por nosotros.

El Hubble que abrió el camino

Nombrado en honor al astrónomo pionero Edwin Hubble, el Telescopio Espacial Hubble es un gran observatorio espacial, que ha revolucionado la astronomía desde su lanzamiento y despliegue por el transbordador espacial Discovery en 1990.

Muy por encima de las nubes de lluvia, la contaminación lumínica y la atmósfera distorsiones, el Hubble tiene una visión cristalina del universo. Los científicos lo han utilizado para observar algunas de las estrellas y galaxias más distantes vistas hasta ahora, así como los planetas de nuestro sistema solar.

Las capacidades de Hubble han crecido enormemente en sus más de 30 años de funcionamiento. Esto se debe a que se han agregado nuevos instrumentos científicos de vanguardia al telescopio en el transcurso de cinco misiones de servicio de astronautas. Al reemplazar y actualizar piezas viejas, estas misiones de servicio han extendido enormemente la vida útil del telescopio.

El Hubble ha realizado más de 1.4 millones de observaciones a lo largo de su vida. Se han publicado más de 18,000 artículos científicos revisados ​​por pares sobre sus descubrimientos, y todos los libros de texto de astronomía actuales incluyen contribuciones del observatorio.

Descubre cómo los telescopios hacen posible mirar atrás en el tiempo y estudiar la historia del universo, y cómo el telescopio espacial James Webb de la NASA completará nuevos detalles sobre la evolución de las galaxias a lo largo del tiempo. Las primeras páginas de la historia cósmica están en blanco, pero Webb nos permitirá mirar hacia atrás en el tiempo más que nunca, ayudando a completar las páginas perdidas de la historia del universo.



FOTOS: NASA, ESA, CSA Y L. HUSTAK Y D. PLAYER (STSCI)

DISEÑO WEB: Evelyn Alcántara